Por lo complicado que ha sido y es el año 2020 se dan las condiciones para que con mala intención se cuestione el proceso y el resultado de las elecciones creando mayor confusión, pudiendo resultar en una larga disputa legal entre las partes, dividir el país aún más y como consecuencia menoscabar la democracia.

See the source image

Este año 2020 es un año del todo particular.  Es un año de elecciones presidenciales en EEUU y se hace difícil hablar de predicciones, estadísticas, números por qué este año está lleno de variables haciendo complejo una lectura adecuada de donde estamos. Las estadísticas de las elecciones de noviembre, en circunstancias normales, diríamos que apunta todo a que Joseph Biden está en ventaja sobre el actual presidente Donald Trump. Otra vez, en circunstancias normales diríamos que tiene más posibilidades de ganar Joseph Biden porque las estadísticas apuntan en esa dirección. Joseph Biden tiene mayores ventajas que las que tenía Hillary Clinton sobre Donald Trump en el 2016. Las estadísticas muestran una ventaja del vicepresidente Joe Biden por encima del margen de error (+/- 3%) a nivel nacional e igualmente ventaja en la suma a nivel estatal/local. Por lo tanto, en circunstancias normales el candidato demócrata vicepresidente Joseph Biden tiene una ventaja que está por encima del margen de error sobre el presidente Donald Trump, lo cual significa que tiene más posibilidades de ganar.

See the source image

Ahora es importante tener en cuenta que estamos viviendo un año con un montón de particularidades y excepciones. Hay una gran cantidad de variables que pueden afectar las estadísticas y no necesariamente son tenidas en cuenta. Es un año de epidemia a nivel mundial, afectando campañas electorales, distanciamiento social, voto por correo y sus complicaciones de seguir las instrucciones e incluso completar el papeleo. -Hay quienes exageran el posible fraude del voto por correo y yo creo que es más preocupante que mucha gente no complete la registración y formas necesarias para votar-. Todas estas circunstancias que se suman en el año 2020 son variables que afectan las estadísticas tradicionales y no necesariamente son tenidas en cuentas por lo tanto se hace más difícil predecir qué puede llegar a pasar; o cuál será el resultado de las elecciones.

En conclusión, las estadísticas tradicionales apuntan a que, hasta el momento, el vicepresidente Joseph Biden sea el posible ganador de las elecciones en noviembre. Personalmente creo que el peligro más latente para estas elecciones en EEUU es que se cuestione con mala intención el resultado de las elecciones. Justamente por lo que ha sido y es el año 2020 se dan las condiciones para cuestionar el proceso y el resultado creando mayor confusión, resultar en una larga disputa legal entre las partes, dividir el país aún más y como consecuencia menoscabar la democracia y trasferencia pacífica de poder de un período a otro del presidente americano cosa de la que EEUU ha sido siempre un ejemplo.