Leyendo dos libros diferentes encontré una relación entre ambos muy interesante. El ‘aprendizaje de la ignorancia’ -the learning of ignorance. Nosotros crecemos y vamos formandonos ideas propias de las cosas y especialmente de nosotros mismos. Creamos una filosofia de vida en nuestras mentes, un modo de ver la vida, los valores, etc… Llegamos a un punto donde creemos tener todo ‘bajo control’ en lo que respecta al modo de ver las cosas y nosotros mismos. Creamos opiniones sobre nosotros y de las cosas. Ya casi nada nos parece misterioso. Cuando creemos tener todo resuelto, aun queda un misterio profundo por resolver: Nosotros mismos.

Often our personal philosophies and our values seem to be all too neatly wrapped, leaving little room for mystery – Thomas Moore.

Nosotros crecemos, aprendemos de modo fragmentado, normalmente aprendemos de nuestros padres, la escuela,  la comunidad o sociedad, la religión, la cultura que hay deseos, inclinaciones, habilidades que son promovidas por sobre otras. Por ejemplo es promovido el ser sobresaliente en la escuela por sobre el deseo aventurero de un joven. En una joven se promueve normalmente mas la maternidad y cuidado de los hijos por sobre deseos o anhelos personales. Asi el ‘yo’ de niño aprende a ‘desconectar’, dejar de lado, lo que quiere o le gusta o esta ‘prohibido’ por sobre los que es mas alabado -praised. Esas cosas que dejamos de lado en la infancia nunca mueren sino que quedan relegadas… on hold.

Aspects of ourselves lie dormant until we are old enough or have the freedom enough to safely act on them – Sandra Bloom

Crecemos y nos aferramos por cuestiones de supervivencia, a modo mas universales de ser, and we become attached to our ways of understanding and explaning our lives. El misterio es que vamos madurando y llega un momento en que la vida nos enfrenta a lo mas intimo y misterioso que es nosotros mismos y se vencen los miedos de enfrentar o conversar con esas cosas que dejamos ‘on hold’ siendo niños.

Aging bring out the flavors of a personality. The individual emerges over time, the way fruit matures and ripens – Thomas Moore

Llega un punto donde ya sea por la edad, una circunstancia particular, una situación, un acontecimiento inesperado nos deja perplejos frente a nosotros mismos. Ya sea el madurar o la experiencia o la melancolía del ‘niño’ nos enfrenta a nuestras propias teorías y filosofía de vida hasta el momento, los absolutos que teníamos de nosotros mismos no son tan absolutos como pensábamos; muchas de las cosas on hold tambien nos enfrentan y muchas veces no es lo que somos. En una palabra, al perder un poco de temor sobre el modo de vernos a nosotros mismos, nos enfrenta a la realidad de que  aun ignoramos mucho de nosotros mismos… Llega un punto que aprendemos que aun somos un misterio para nosotros mismos. Aprendemos lo mucho que ignoramos de nosotros mismos.

People whose ‘selves’ did not have an opportunity to become more integrated until midlife and yet their life before the change may have been richly rewarding and satisfying – Sandra Bloom

to be continue…